La Fotografía: Encontrando el Color Dentro del Blanco y Negro

Cuando abrí mi regalo en la víspera de Navidad de 2015, recé para que mis padres me regalaran la nueva cámara Polaroid Mini Film Instax que todos tenían. Apenas abrií mi regalo, vi la cámara con la que estaba soñando durante un mes y no podía esperar para usarla. La siguiente mañana, mis padres nos llevaron a mí y a mi hermano a La Paz para conocer al Padre Cyrillus, y llevé mi cámara. 


Después de conocer al Padre Cyrillus, nos dirigimos a La Paz, un vecindario vulnerable donde nos encontramos con muchos niños y familias con casi nada. Todos en La Paz se reunían para: "El Sancocho Comunal". Todos los Domingos, el Padre Cyrillus hace un evento donde hace sancocho, una sopa tradicional colombiana, para que los miembros de La Paz se reúnan y compartan en su comunidad. Muchos niños vieron mi cámara y me preguntaron si podía tomarles una foto. Estaba intrigada porque para mí, las fotos que tomé eran solo fotos, pero para los niños en La Paz significaban mucho más. Salieron las fotos y les di a cada uno/a la suya. Cuando fueron a mostrarles a sus amigos y padres sus fotos, vi su emoción y sus increíbles sonrisas. Nunca supe que una foto pudiera hacer tanto.


Después de ese día, comencé a ver lo que la fotografía realmente podía hacer. Mi pasión por la fotografía comenzó a crecer a lo largo de los años. Cuando estaba visitando a mi madre y a mi hermano el verano pasado, fui a visitar Villa Caracas, un asentamiento temporal de refugiados venezolanos que los refugiados han construido para ellos. Vivía a 20 minutos del asentamiento, y no tenía idea de que existía. Esto me preocupó mucho porque estaba muy cerca, pero al mismo tiempo tan lejos de lo que sucedía en mi propia ciudad. Trabajé con el Padre Cyrillus pasando tiempo en el asentamiento, y durante una de mis visitas llevé mi cámara.


Al fotografiar a los habitantes de Villa Caracas, no les pedí que sonrieran o posaran porque quería mostrar Villa Caracas por lo que realmente es. En mi cabeza, tuve una visión de pura desesperación y sufrimiento. Sin embargo, la mayoría de los niños que fotografié decidieron sonreír. Posaban y le sonreían a la cámara. Detrás de su sonrisa, se podía ver la valentía y la esperanza en sus ojos. Esto me hizo darme cuenta de que Villa Caracas es felicidad. Es esperanza y coraje para continuar luchando por un mejor futuro, por una vida mejor. La fotografía me permitió mostrar esto, y también permitió que muchos otros niños mostrarán su voz.


Mientras editaba las imágenes, decidí editarlas con un fondo blanco y negro para contrastar sus sonrisas porque quería evocar que la vida es demasiado blanca y negra de vez en cuando. A veces tendemos a ver la vida a través de una barrera de estereotipos y prejuicios, cuando hay mucho más. Su felicidad oculta y su valentía muestran cómo hay mucho más en la vida que nuestra visión en blanco y negro. La fotografía tiene el poder de mostrar el color y la luz ocultos en el blanco y negro.



TVOM

Contact us in any chance with any ideas, questions, contributions!

Email: thevoicesofmigrants@gmail.com

Phone: +2022300528

Get Weekly Updates

© 2023 by Women PWR. Proudly created with Wix.com | Photographs taken by Marianna Bonilla | Drawings by Sara Manzano Davila